Problemas de Aprendizaje. Orientación, Divulgación y Formación.

Deshínchate. Cómo dejar de ser un botijo.

17.06.2016 19:55

No se vosotros pero yo, con el calor, me pongo como un botijo. 

 

Entre que ya de por sí soy "buena moza" y del norte (poco habituada a estos calores), cuando llega el verano a estas tierras mis piernas pasan a ser "dos pegoyos" (en Asturias son las "patas" que sujetan una edificación típica, el hórreo).

Cada vez parezco llevarlo mejor y desde luego si antes del verano pierdo algo de peso la cosa es menos tremenda pero los trucos para deshinchar y mejorar el sistema linfático siempre los tengo muy presentas en estas fechas.

¿Qué es el sistema linfático?

Pues una parte del sistema circulatorio al que se le hace muy poco caso cuando se estudia en el cole y nunca entenderé porqué. De él depende casi todo (vital para nuestro sistema inmune) y entre otras cosas, es el encargado de reunir y ayudar a eliminar las toxinas y exceso de líquidos (la famosa retención) de tu cuerpo serrano.

Los masajes (o drenajes) linfáticos ayudan justo a eso. Son unos masajes aparentemente muy sencillos (quien los da eficazmente suele llevar muchos años en ello), con una técnica concreta que lleva la linfa hacia los glanglios para poder eliminar excesos.

La infa es un líquido blanquecino encargada de transportar la grasa y otras sustancias y a veces deja de funcionar como debiera, creando edemas que son necesarios drenar por medio de estos masajes o con la moderna presoterapia.

Si es tu caso, el ser un botijo veraniego, y puedes permitirte alguna de estas dos maravillas, desde luego es del todo recomendable.

Dieta.

Pues todo lo que te ayude a drenar desde dentro es más que bienvenido. 

Como bien te esperas, lo primero y necesario es beber mucho y no, la sangria no cuenta. 

Bebe agua como una posesa. La puedes aromatizar con limón, con gengibre (mi famoso mejunge) o hacerte infusiones por litros.

Entre las mejores hierbas para drenar (puedes hacerte infusiones fresquitas) estan las que estimulan el hígado y las altas en contenido de sílice y potasio: destacan la cola de caballo y el perejil (en batido verde es una opción genial), ulmaria, bardana y diente de león. 

Todas muy fáciles de conseguir en tu herbolario habitual bien en bolsitas, en planta suelta seca o en comprimidos. Y no pongas azúcar en la infusión, que te veo.

Usa siempre que puedas en tus comidas:

Hinojo, piña, coles...

                               Caldito depurativo de Alma

Viene a ser una versión personal de la famosa "Sopa Milagrosa" de la Clínica Mayo. 

Yo me hago la máxima cantidad que puedo (olla exprés grande) y voy bebiendo a diario hasta que se me termina.

Cuece cebollas, media col (en la foto el caldito lleva col lombarda), tomates, apio (cuanto más, mejor), un par de alcachofas cortadas (esto te obliga a pasar la sopa por el chino tras batirla) y algo de pimiento. Añade un poco de sal sin refinar y perejil, cuece, bate y cuela. 

Bebe siempre que tengas hambre y un buen tazón antes de cada comida.

El avecrem es un invento del diablo. La sopa (o caldo) es muy sabrosa, no le hace ninguna falta.

 

Otros consejos a tener en cuenta:

-Baja la cantidad de sal que pones en la comida.

-¡Muévete! Y no se trata de irte a correr todos los días. Muchas veces basta con hacer a pie lo que ahora haces en coche. O dar un paseito. Después de cenar es una hora fantástica cuando antes aprieta el calor.

-Mueve los tobillos. Es un gesto sencillo que descongestiona piernas y pies. Prueba la maravilla de tener los pies metidos en un barreño (mejor que sea alto y ancho) con agua y sal mientras disfrutas de tu sofá y mueves los pies dentro con alegría. Placer de dioses al alcance de todas.

*Consulta siempre con tu médico o naturópata antes de una decisión que afecte a tu cuerpo y bienestar y no sobrepases las posologías indicadas. Estos consejos no sustituyen programas médicos o medicamentos que ya se esten tomando. Tu salud es muy importante, pide consejo siempre antes de lanzarte a experimentarl algo por tu cuenta. 

*Uso el femenino como género inclusivo. Eso va por todas y todos.