Problemas de Aprendizaje. Orientación, Divulgación y Formación.

Tipos de Amor Romántico. Tipo I. El eterno adolescente.

21.07.2016 10:54

Primero, ¿qué consideramos amor romántico?

El amor romántico no es ni bueno ni malo, simplemente nos han hecho creer que es el único que existe. Aquel que te hace amar con locura a una sola pareja hasta el fin de los días, llenos de ramos de rosas, de cartas de amor, de pedidas de mano y demás situaciones sacadas de cualquier peli romántica.

Ha creado y sigue creando mucha frustración tanto en hombres como en mujeres, que tratando de cumplir ese patrón, se lanzan a carreras amorosas nefastas pues, en vez de seguir sus instintos y necesidades basan sus amoríos en guiones de peliculones de antena 3.

Y así pasa lo que pasa: jóvenes sometidas, divorcios ansiados pero que nunca llegan, maltratos….  Y mucha infelicidad.

Es posible tener una sola pareja en la vida y ser feliz pero ¿en serio eso es lo único que le puede pasar a 7mil millones de personas en el mundo?

Se puede tener una pareja, o diez mil, casarse una vez, 5 o nunca, tener pareja estable y luego estar solo, no tenerla jamás, etc.  Todas, TODAS son posibles, normales y humanas. Solo has de encontrar la tuya y hacerla tuya y hasta puede que 5 años después tengas otra nueva manera de verlo. El amor puede ser de cualquier manera mientras, sintiéndote respetada y ofreciendo ese mismo respeto, te haga feliz.

 

El eterno adolescente *suele venir de un ambiente familiar donde hubo sobreprotección. Un amor mal entendido donde los padres o progenitores confundieron cariño con exceso de atenciones, tanto emocionales como físicas. Niños que no iban nunca solos a ninguna parte, acostumbrados a recibir regalos y juguetes a todas horas, cuyas decisiones siempre eran las acertadas, colmados de mimos en los momentos menos oportunos…

Con padres que jamás muestran problemas o discusiones delante de sus hijos, madres abnegadas, padres de los que abrazan y besan… Y los niños crecen pensado que vaya suerte han tenido, pues sus amigos tenían madres que trabajaban fuera, con poco tiempo para ellos, y padres que raramente les daban un beso. De adultos siempre dicen felices: ¡Los míos no, los míos eran súper amorosos!

Vamos, que su familia era un subidón constante de afectos.

Estos niños crecen pensando que “eso es el amor y así deben ser las relaciones”: una parte de sumisión y otra de dependencia y que tener pareja es tener a “esa otra persona que te llene constantemente y la que tú tienes que llenar”, con regalos, con palabras sentidas y grandes proezas románticas. O sea, un subidón endorfínico continuo y constante, un revolotear de mariposas, un estar enamorado a la semana de conocerse…

¿Y quien cumplirá los requisititos para ser tamaño destino de su amor? Pues las personas que se parezcan a sus referentes: papá o mamá, y estén también algo flipados con este amor peliculero.

Teniendo esto claro se puede uno imaginar que se trata de personas a las que las relaciones no les duran demasiado, pues esa fase de enamoramiento loco dura lo que dura y además, raramente la nueva pareja acaba cumpliendo sus expectativas. A los pocos meses necesita encontrar, de nuevo, su verdadero amor y es por eso que su “radar” suele estar siempre abierto.

Da igual que lleve con su nueva pareja poco, siempre puede estar ahí fuera el amor perfecto, alguien de quien estar aún más enamorada, más entregado y también él/ella de mí.

Yo lo explico con una imagen mental sencilla: el perro y la mariposa.

Piensa en un perrete. Yo siempre imagino un perrito como el de Rastreator, corriendo por un prado súper feliz, dando saltos con sus orejas al viento y persiguiendo una mariposa. En cuanto se le cruza otra la dejará y perseguirá a la nueva aunque la anterior fuera preciosa y le estuviera dando juego. Pues así es el amor romántico del eterno adolescente.

Se rodean de amigos con aspiraciones parecidas. Su panda esta compuesta por seres de relaciones cortas, o de amores en cada puerto, de divorcios, de hijos (porque tener hijos es señal de mucho amor), de amigos que buscan salir, llenarse de actividades joviales y pasarlo bien (para poder cazar de nuevo, pero ojo, no les gusta que digas “cazar” en tono peyorativo, ellos no salen a ligar, ellos salen a buscar pareja).

En  ese nutrido grupo de amistades adolescentes suele brillar uno con más sentido común a quien piden consejo y al que pocas veces hacen caso. Alguien considerado “muy listo pero algo aburrido” al que vuelven cada vez que la enésima relación se estrella.

El eterno adolescente tiene cura pero no es nada fácil. Hasta que no se dan cuenta ellos mismos hay poco que hacer.

A veces pierden grandes parejas por el camino que más tarde tratan de recuperar viendo el error cometido, otras veces se les enciende la bombilla al llegar solos a edades avanzadas, y otras muchas mueren felices por haber “vivido siempre a mi manera y habiendo amado tanto”.

Yo aconsejo mirar hacia atrás.

Ver los lazos sinceros pero tóxicos que había en casa, las relaciones con sus padres y de sus padres. Eso puede ayudar a dejar de ver “el amor de subidón” como algo maravilloso y si en cambio, como una manera de esconder carencias (sus padres es casi seguro que ya no tengan esa relación perfecta, hartos de fingir durante tantos años un amor de escena).

Tener una mirada profunda sobre las cosas pasadas nos ayuda a mejorar y cambiar patrones que de otra manera estamos condenados a repetir una y otra vez. ¡Pero es taaaaan difícil!

 

En resumen, si te pillas por un eterno o eterna adolescente prepárate para vivir un romance de ensueño, muy rosa, con purpurina y champán, con viajes maravillosos, con cenas a la luz de las velas… y con un desamor repentino y doloroso.

Mejor verlo venir, ¿no crees?

*Uso tanto el masculino como el femenino como géneros inclusivos.

*Esto no define a nadie ni trata de ser una guía única y perfecta.

No me gusta demasiado el DSM. No pretendo encasillar a nadie dentro de unos patrones psicológicos. Los humanos somos seres diversos, complejos y llenos de matices pero seguro puede darte alguna pista si ya andas con la mosca detrás de la oreja. ;)

*Mi blog es un continuo de mi personalidad, de mi manera de expresarme y ver el mundo, no una revista científica. 

 

Fotos tomadas de:

shakermaker.blogs.sapo, shortday.in, pinterest.com, es.vectorhk

 

Suscríbete a mi lista de correo. Tranqui, doy poco la lata.

* indicates required

Alma García (psicopedagoga) usará la información que proporcionas en este formulario para estar en contacto contigo. Por favor, confirma que quieres recibir esta información mediante:

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace "Darme de Baja" que encontrarás al final de cualquier correo electrónico que recibas o poniéndote en contacto conmigo a través del email info@almagarciapsicopedagoga.com Trataré tu información siempre con máximo con respeto. Al hacer clic a continuación, aceptas que pueda procesar tu información de acuerdo con estos términos. You can change your mind at any time by clicking the unsubscribe link in the footer of any email you receive from us, or by contacting us at info@almagarciapsicopedagoga.com. We will treat your information with respect. For more information about our privacy practices please visit our website. By clicking below, you agree that we may process your information in accordance with these terms.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.